¿Se puede ser vegano y estar sano?

Lo primero que hice antes de comenzar con mi dieta vegana fue informarme. Mis principales dudas eran: ¿puedo nutrirme completamente con una dieta vegana? ¿voy a poder suplir mis necesidades proteicas? ¿de dónde voy a adquirir la vitamina B12? ¿voy a sufrir problemas de anemia durante mi menstruación? ¿puedo ser vegana con una enfermedad crónica? ¿ser vegano es caro? Eran muchas preguntas y me gustasen o no la respuestas quería ser totalmente consciente de suponía comenzar con una dieta totalmente vegetal.

¿Puedo nutrirme completamente con una dieta vegana?

Para poder responder a esta pregunta, además de consultar en webs sobre alimentación, vi necesario conocer que pensaban profesionales de esta disciplina mediante charlas sobre nutrición. Creo que la que más me ayudó e informó fue la impartida por María Sanchidrián, dietista-nutricionista por la Universidad de Granada. En su charla “¿Se puede llevar una alimentación vegetariana saludable?” explica no solo que es cierto que podemos llevar una alimentación sana a partir únicamente de productos de origen vegetal sino que también nos habla de los beneficios a nivel de salud y ambiental que esto supone. Después de escucharla me sentí con muchas fuerzas para seguir con este cambio tan importante en mi vida, ya que no iba solo a comenzar a cuidarme a mi y mi salud sino que además de dejar de contribuir al maltrato animal iba a aportar una ayuda extraordinaria a la conservación del medio ambiente.

¿Voy a poder suplir mis necesidades proteicas?

Leyendo artículos encontré que la proteína animal puede ser sustituida completamente si tomamos proteína vegetal, el problema de esta es que en la mayoría de alimentos vegetales es incompleta. Para poder suplir nuestras necesidades proteicas tenemos que combinar alimentos y así conseguiremos la proteína perfecta. La combinación de cereales (trigo, cebada, avena, centeno) y de legumbres en un mismo plato crean este tipo de proteína completa. Además, hay otros alimentos que por si solos la contienen, como la quinoa, conocida como “la carne de los vegetarianos”.

¿De dónde voy a adquirir la vitamina B12?

Para los que no lo sepáis, la B12 es la única vitamina que se encuentra principalmente en productos de origen animal. Esta vitamina es fundamental para el buen funcionamiento del organismo y su carencia puede provocar daños irreversibles a nivel neurológico. La mayoría de veganos optan por tomarla sintética (algo que yo también he decidido hacer) puesto que aunque en muchos alimentos, como son las algas, se ha visto que su contenido es elevado, aún no se ha confirmado que nuestro organismo sea capaz de usar este tipo de B12 de la misma manera que la de origen bacteriano. Y ahora me diréis “no será tan sano ser vegano si debemos de tomar cosas sintéticas”, el problema es que antiguamente todos los suelos donde se practicaba agricultura eran suelos ricos en materia orgánica y en organismos como las bacterias (que son las encargadas de producir esta vitamina) y en cambio, ahora, tenemos suelos pobres debido al uso masivo de pesticidas y abonos sintéticos. Antes cuando se cosechaban los productos vegetales se adquirían con gran cantidad de vitaminas. Hoy en día sucede todo los contrario, incluso varios estudios están demostrando que ya no es tan solo al nivel la B12, sino que estamos expuestos a consumir muchos alimentos de nutrición nula por culpa de ser cultivada en suelos con deficiencias.

¿Voy a sufrir problemas de anemia durante mi menstruación?

Está claro que cada cuerpo es un mundo y que cada persona tiene unas necesidades que para otras serían excesivas o insuficientes. Os puedo hablar de mi experiencia. Mis niveles de hierro desde que tengo 11 años son medio-bajos, incluso he llegado a tomar suplementos. Mi carencia de hierro se debía principalmente a la fuerte medicación a la que estaba sometida. Cuando di el paso al veganismo estaba preocupada por si estos niveles volvían a bajar. Para evitar que esto sucediera usé dos tips: el de tomar legumbres 2/3 veces a la semana con una fuente de vitamina C y el de tomar espinacas en batidos o en ensaladas también junto a vitamina C. Hace poco recibí mis resultados, tengo el hierro perfecto y no me he sentido débil en mis días de menstruación.

¿Puedo ser vegana con una enfermedad crónica?

Durante estos meses he seguido viendo documentales pero también era importante para mi afrontar la opinión de mis médicos, mi médico de familia y mi especialista (tengo asignado un especialista desde los 11 años puesto que sufro una enfermedad crónica). Pedí una cita en el consultorio de mi pueblo para ver que pensaba mi doctora sobre este cambio de vida y ya aprovechar y hacerme mi primera analítica. La experiencia fue horrible, mi médica no tenía ni idea sobre este tipo de alimentación, tuvo el valor de cuestionarme moralmente en lugar de ayudarme (¿qué no se supone que para eso están los médicos?) y de decirme que era una locura tener una enfermedad crónica e intentar llevar este tipo de dieta. Con mi especialista fue diferente, no entendía muy bien porque había decidido dar este paso, pero lo respetó y, además, se ofreció a llevarme él mi seguimiento (cosa que mi médica de familia me había negado). Me dijo que no había ningún problema respecto a mi enfermedad pero que debería de prestarle mayor atención al calcio. Esta experiencia me ha demostrado que por mucho aprecio social que se le tenga a este colectivo, muchos de ellos se han quedado estancados en el pasado o peor aún, desconocen el valor de la alimentación sobre la salud humana. Os recomiendo ver la entrevista que le hicieron a Dr. EllsWorth Wareham, cirujano cardiotorácico, a mi me ayudó a ver que no todos los médicos son iguales.

¿Ser vegano es caro?

Muchas personas me dicen que ser vegano es muy caro. Yo creo que se refieren a todos estos productos vegetales que imitan en sabor y apariencia a productos de origen animal como queso vegano, pollo vegano, embutidos veganos, pescado vegano, etc. Este tipo de productos, o por lo menos lo que yo pienso, no buscan sustituir en nuestro carrito de la compra los que antes si solíamos comprar sino que intentan satisfacer algún deseo de sabor que echamos de menos. Cuando una persona deja de consumir productos de procedencia animal se supone que además de satisfacer a su moral va a cambiar su alimentación por otra más saludable y por esto en su carrito de la compra debería ser imprescindible las verduras, frutas, leches vegetales, semillas, cereales, legumbres, etc. Es posible que sea más barato comprar un paquete de galletas u otro de bollería industrial que un kilo de fruta pero ¿qué es más caro para nuestra salud?

Espero que que os hayan sido útiles mis respuestas pero me gustaría que tuvieseis en cuenta que yo no soy nutricionista y que todavía me queda mucho por aprender.

Nos leemos pronto.

Duli M.
Duli M.Organizadora
El objetivo de la vida no es otro que el desarrollo del espíritu humano hasta su última maravillosa oportunidad. (Gabriela Mistral)
2018-12-18T21:37:15+02:00octubre 28th, 2018|0 Comments

Leave A Comment

cuatro × 2 =

Este sitio web utiliza cookies. Si continuas navegando aceptas nuestra Poítica de Cookies. Aceptar