Albóndigas veganas de berenjena en salsa de tomate

Os traemos unas albóndigas de berenjenas que están buenísimas y como se hacen al horno son muy ligeras. Es la versión para vagos porque no las hacemos con una salsa de tomate tradicional, pero con esta quedan muy ricas. Acompañadlas con patatas fritas y salivad. La receta está adaptada de aquí.

Ingredientes:

  • 400 gr de berenjenas (una grande o dos medianas).
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • Perejil al gusto
  • Piñones
  • 90 gr de pan duro o de copos de avena
  • “Huevo” -> una cucharada de harina de garbanzos mezclada con tres cucharadas de agua
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva

Para la salsa:

  • 1 cebolla dulce
  • Tomate frito
  • Aceite de oliva
  • Orégano

Paso a paso:

Lo primero de todo es partir las berenjenas por la mitad y ponerles sal durante 20 minutos para quitarles el amargor. Si las berenjenas son rayadas este paso te lo puedes saltar.

Picamos dos dientes de ajo y la cebolla en cuadraditos y los pochamos en una sartén grande con aceite de oliva. Mientras, troceamos las berenjenas en daditos pequeños. Cuando la cebolla esté tierna, echamos la berenjena y salpimentamos, y le vamos dando vueltas hasta que se haga. Si vemos que se está pegando podemos añadir un poco de agua. Cuando esté hecha, unos 20 minutos, quitamos del fuego y reservamos que se enfríe un poco. Mientras vamos precalentando el horno a 180º, calor arriba y abajo.

Una vez templada, echamos la mezcla en una picadora y la troceamos, no se tiene que quedar una pasta homogénea, los trozos se tienen que seguir viendo. Ponemos esta mezcla en un bol.

En la picadora añadimos el pan rallado o copos de avena, el otro diente de ajo, el perejil y una cucharada de aceite de oliva y le damos un toque con la picadora. Lo unimos con las berenjenas y cebolla, echamos un puñado de piñones y removemos.

En un cuenco hacemos el “huevo” con la harina de garbanzos y el agua, lo añadimos a la mezcla y removemos bien. Es el momento de rectificar de sal o pimienta si es necesario. Se queda una masa un poco pringosa pero con la que se pueden hacer bolitas para poner en una bandeja, esta mezcla sería muy difícil de freír.

En la bandeja de horno ponemos papel sulfurizado y hacemos bolitas con las albóndigas, salen unas 12. Las horneamos hasta que estén doradas, unos 25 minutos. Si te gustan un poco crujientes por fuera, a los 20 minutos les damos la vuelta y las dejamos 10 minutos más para que se doren por el otro lado.

Mientras se hacen las albóndigas ponemos en la misma sartén donde hemos sofrito la cebolla y las berenjenas un poco de aceite de oliva y la cebolla dulce cortada en juliana. A los 10-15 minutos estará tierna y le añadimos el tomate frito y el orégano al gusto.

Cuando estén hechas las albóndigas las ponemos con la salsa de tomate y las dejamos durante 10 minutos a fuego bajo para que se integren los sabores y ya está. De un día para otro están aún mejor.

Julia R.
Julia R.Colaboradora
Agapimu.
2020-04-16T20:23:43+01:00abril 16th, 2020|0 Comments
Este sitio web utiliza cookies. Si continuas navegando aceptas nuestra Poítica de Cookies. Aceptar